Durante los meses de verano nos liberemos de los abrigos y usamos prendas más ligeras. Como en esta época estamos más expuestos al sol, es importante saber cómo cuidar nuestra piel:

  • Utiliza a diario protección solar. Debes aplicar el producto por lo menos 15 minutos antes de la exposición y repetirlo cada 2 horas ya que es eliminado a través del sudor y en el caso de tomar un baño veraniego, el agua de mar o piscinas hace que desaparezcan con mayor rapidez las cremas aunque sean resistentes al agua. Además, no debes olvidar utilizar otras medidas de protección como el uso de protector labial, gafas de sol homologadas y sombreros. En general, se recomienda para pieles blancas utilizar en facial una pantalla total 90 FPS y corporal 50 FPS. Para pieles oscuras se recomienda utilizar en facial un 50 FPS y en corporal un 30 FPS. Recuerda que cada año el sol es más perjudicial debido al cambio climático.
  • Utiliza ropa ligera que resguarde la mayor parte de tu cuerpo, de esta forma evitarás la acción directa de la radiación solar. Evita usar ropa y zapatos realizados con materiales antitranspirables.
  • Es importante evitar, en la medida de lo posible, la exposición al sol entre las 12 de la mañana y las 4 de la tarde, ya que durante esas horas los rayos de sol son más fuertes.
  • Durante estos meses, es recomendable moderar el consumo de carnes y priorizar el consumo de frutas y verduras, alimentos ricos en vitaminas antioxidantes como la A, C y E. Además, beber agua te va a permitir mantener la hidratación que tu piel necesita. La recomendación médica es la ingesta diaria de mínimo 2 litros de agua al día. No superando los 4 litros para que el riñón no trabaje en exceso.
  • La limpieza y tratamiento de nuestra piel debe realizarse con aquellos productos adecuados para cada paciente. Si utilizamos una crema hidratante rica en ácido hialurónico (molécula que captura agua) e hidratamos nuestras células desde el interior con 2 litros de agua evitaremos el envejecimiento prematuro de nuestra piel.
  • Si has tomado mucho el sol y notas tu piel un poco cuarteada, es recomendable utilizar un jabón suave y añadirle un puñadito de sal o azúcar y extenderlo por la piel realizando un masaje. Después de aclarar con abundante agua tibia, debes aplicar una crema hidratante y la piel quedará rejuvenecida.

Vigila tu piel

Es muy importante estar atento a cualquier cambio en nuestra piel: color, forma, lunar, verruga, calor, dolor…todo aquello que aparezca en nuestra piel de manera acelerada debe ser vigilado y diagnosticado por un médico dermatólogo.