En términos generales, podemos definir al nutricionista deportivo como a aquel profesional, experto en dietética y nutrición que, gracias a sus conocimientos específicos sobre los alimentos y el modo de comportarse éstos en el cuerpo humano, está capacitado para asesorar al deportista sobre el mejor modo de llevar a cabo una alimentación adecuada, variada y equilibrada con vistas a mejorar su forma física, su rendimiento deportivo y, por ende, su salud.

como te puede ayudar un nutricionista deportivo - novosalud

Nutricionista deportivo – Funciones que lleva a cabo

En primer lugar, el nutricionista deportivo realiza una valoración personalizada del deportista, ya que cada persona tiene sus propias peculiaridades y estilo de vida.

En este sentido, se analizan diferentes elementos como pueden ser:

  • Sexo.
  • Peso.
  • Talla.
  • Composición corporal (porcentaje de grasa, masa muscular, etc).
  • Hábitos alimenticios, gustos y aversiones.
  • Horarios de comida, tanto en casa como en el trabajo y su distribución a lo largo del día.
  • Tipo de ejercicio, intensidad y frecuencia con que se practica, así como la temperatura del medio donde tiene lugar la actividad deportiva.
  • Si se trata de un deportista principiante o profesional.
  • En qué momento deportivo se encuentra (entrenamiento, competición o recuperación tras el evento deportivo).
  • Y por supuesto, los objetivos o metas individuales que el deportista se plantea alcanzar, que deben ser lo más realistas posibles.

Una vez vistos todos estos parámetros, el nutricionista deportivo realiza una labor de asesoramiento o educación nutricional que tendrá, como principal objetivo, el diseño de dietas y estrategias nutricionales que orienten al deportista sobre la elección y forma de preparar los alimentos.

Hidratos de carbono, proteinas, vitaminas y minerales

Ha de tenerse en cuenta que estas dietas deben cubrir todas las necesidades nutricionales del deportista pero al mismo tiempo, no pueden obviar ninguno de los nutrientes considerados como esenciales para el cuerpo humano. Por lo general, se suelen recomendar dietas ricas en hidratos de carbono, ya que constituyen la principal fuente de energía para el organismo. Se almacenan en forma de glucógeno y se aconseja una ingesta en torno al 60% del total de calorías consumidas al día.

Respecto a las proteínas, dependiendo del tipo de deporte de que se trate y de la composición corporal del deportista, se recomienda un consumo entre 1.2 y 1.7 gr de proteínas/Kg/día.

Y en cuanto a las grasas o lípidos, la recomendación es de alrededor del 30%, ya que constituyen una fuente de energía imprescindible cuando se agota el glucógeno almacenado en el cuerpo. Además, aportan vitaminas esenciales como son las vitaminas A, D y E.

Las vitaminas y minerales (calcio, hierro, magnesio…) deberían tomarse de forma natural y en cantidad suficiente a través de la propia dieta pero de no ser así, será el nutricionista deportivo quien señale los suplementos vitamínicos o nutricionales que resultan necesarios para completar la dieta.

La ingesta de líquidos resulta, asimismo, fundamental pues la deshidratación por sudoración es muy frecuente en deportistas.

El dietista nutricionista aconseja sobre la forma de evitar este problema así como también los desórdenes alimenticios, los trastornos gastrointestinales e incluso los riesgos de lesiones ya que la alimentación juega, en este sentido y en lo referente al rendimiento del deportista, un papel especialmente relevante.

A la vista de todo ello, podemos concluir que un nutricionista deportivo es el especialista al que todo deportista puede acudir para que, a través del diseño de dietas y consejos nutricionales y profesionales, el deportista pueda optimizar su rendimiento y mejorar su recuperación tras el desgaste a que somete su cuerpo con la práctica deportiva.

De esta manera, tendrá la ayuda necesaria para cumplir con sus propias expectativas y retos deportivos personales.