Aunque nos preocupa nuestro aspecto estético, lo cierto es que las varices pueden constituir una verdadera enfermedad con diversas complicaciones. Por eso, las técnicas sin cirugía son la alternativa a la cirugía para la eliminación de varices, sobre todo para venas de gran calibre.

Estas técnicas consisten en la eliminación de varices mediante una inyección de un medicamento esclerosante bajo control ecográfico. Estas técnicas sin cirugía consisten en la inyección de un producto esclerosante en las venas dañadas que permite eliminar las varices de gran calibre sin cirugía.

Es un procedimiento sencillo, seguro y no es doloroso, donde el paciente puede incorporarse a sus actividades habituales de inmediato.