En verano especialmente debemos tener cuidado con el sol y las horas en las que nuestra piel está expuesta a la radiación solar. Os explicamos los tipos de quemadura se pueden producir, los remedios para aliviarlas y la mejor forma de prevenirlas.

¿Qué son las quemaduras solares?

Las quemaduras solares son las lesiones producidas en la piel debido a la exposición ultravioleta del sol. Si el grado de exposición al sol excede la capacidad del pigmento protector del cuerpo para proteger la piel, las capas de la epidermis se queman.

Las quemaduras de primer grado tienen un enrojecimiento suave y rosado de las capas superficiales y suelen desaparecer en unos días. Las quemaduras que son de segundo grado afectan a las capas internas de la piel, poseen un color rojo intenso y producen ampollas que se curan al cabo de 8 o 10 días.

En los dos casos, las células lesionadas de la piel se desprenden y son sustituidos por otras, es lo que todos conocemos como “pelarse”.

Por lo general, una quemadura leve no requiere de atención médica. Una quemadura grave con la aparición de ampollas requiere de intervención médica inmediata.

Si tomas el sol, recuerda que la piel tiene memoria y tiene consecuencias debidas a la sobreexposición al sol:

  • Puede causar manchas, arrugas y envejecimiento prematuro de la piel.
  • Las manchas por la edad también pueden ser consecuencia de la exposición al sol.
  • El cáncer de piel, sobre todo, el melanoma puede estar directamente relacionado con la cantidad de tiempo de exposición al sol que va acumulando la piel y la pigmentación de la piel.

Precauciones a la hora de tomar el sol

Si vas a exponer tu piel al sol es importante que tomes precauciones, que uses protectores solares y el sentido común:

La mayoría de los especialistas recomiendan un nivel de factor de protección solar (FPS) de 30 o superior.

  • En días calurosos y soleados, no olvides cubrir tu cabeza con una gorra o sombrero para evitar insolaciones. Además, utiliza siempre gafas de sol que protejan 100% frente a la radiación ultravioleta.
  • Revisa tu piel con frecuencia para detectar cambios en el tamaño, la forma, el color o la textura de tus marcas de nacimiento, lunares o manchas.

¿Qué hacer en caso de quemadura solar?

  •  Refresca  la zona, con una ducha o baño frío o colocando toalla fría y húmeda sobre la quemadura.
  • Evita el uso de productos con lidocaína, benzocaína o petróleo (como la vaselina).
  • Si hay ampollas, aplica vendajes secos para ayudar a prevenir una infección. Si la piel no tiene ampollas, puedes aplicar una crema humectante para aliviar la molestia.

Por último, en Novosalud te recomendamos evitar tomar el sol en las horas centrales del día, sé responsable. No te apresures en broncearte, si usas crema solar también te pones moreno, y además el bronceado dura más.